¿Existe la posibilidad de que un planeta similar a Júpiter o algo más grande orbite nuestro Sol a una distancia cientos de veces la de Plutón?

Algunos científicos han notado que cada 26 – 34 millones de años (las cifras varían de acuerdo al grupo investigador) hay una extinción masiva de la vida terrestre. En 1984, Daniel P. Whitmire y John J. Matese, de la University of Southern Louisiana, desarrollaron una teoría que decía, que esto era causado por una estrella compañera del Sol, de poca masa, la cual denominaron Némesis (Como el Dios griego de la venganza). De acuerdo a esta teoría, Némesis, siguiendo una órbita elíptica cruza a través de un cinturón de miles de millones de cometas, denominado Nube de Oort cada 26 – 34 millones de años, enviando ‘enjambres’ de ellos en dirección al Sol. Algunos golpearían a la Tierra, causando las extinciones.

Cuando examinamos el registro geológico de la Tierra, parece que en el ciclo mencionado, sucede una extinción masiva de la vida terrestre. La más conocida, es la de los dinosaurios, hace 65 millones de años. De acuerdo a estas hipótesis, estaríamos cerca de la siguiente extinción.

No sería extraño que nuestro Sol fuese parte de un sistema binario, muchas estrellas lo son. Sin embargo, la existencia de esta estrella no sería tan obvia para nosotros dado que su luz, podría atenuarse debido al tipo de estrella (ya sea una enana roja o café). De acuerdo a esta teoría, podría estar a una gran distancia, quizás a 3 años-luz. Claro que un hecho incómodo en la hipótesis de Némesis, es que no hay ninguna evidencia de que el Sol tenga una compañera. Cierto es que no necesitaría ser muy brillante o masiva, podría ser más pequeña, aún más, podría ser una enana café o negra (un cuerpo celeste similar a un planeta, con la masa insuficiente para iniciar el proceso de ignición de hidrógeno, como lo hacen las demás estrellas). Existe la posibilidad de que esta estrella exista en uno de los catálogos de estrellas tenues sin que alguien haya notado algo peculiar, como el enorme movimiento aparente de esta estrella comparado con el “tapiz” formado por las estrellas más distantes (p.e. Su Paralaje). Si acaso fuese encontrada, pocos podríamos seguir dudando de que esta sea la causa primaria de las extinciones masivas en nuestro planeta.

Pero es también una noción de poder mítico. Si un antropólogo de una generación previa, hubiese escuchado una historia similar, acerca de sus informantes, el resultado académico (sin duda), hubiera sido detallado de la siguiente manera (en términos primitivos o pre-científicos), consideren esta historia:

“Hay otro Sol en el cielo, un Sol Demonio que no podemos ver. Hace mucho tiempo, antes de nuestros grandiosos antepasados, el Sol Demonio atacó a nuestro Sol. Cayeron cometas y un terrible invierno cubrió la Tierra. Casi todo vestigio de vida fue eliminado. El Sol Demonio ya había atacado muchas veces antes… y lo hará otra vez”.

Esta es la razón por la que muchos pensamos que esta Némesis es una broma la primera vez que escuchamos de ello. Una estrella invisible atacando a nuestro planeta con cometas suena a ilusión o mito. Esto merece una porción extra de escepticismo por esta razón: Siempre estamos en peligro de engañarnos nosotros mismos. Pero aún si la teoría es especulativa, es seria y respetable, por la idea principal es fácil de evaluar: encuentra la estrella y examina sus propiedades. Sin embargo, desde el reconocimiento estelar en el espectro infrarrojo realizado por el IRAS, sin hallazgo de alguna estrella con estas características, la existencia de Némesis es altamente improbable.

Otra posibilidad sugerida por Whitmire es que Némesis podría no ser una estrella después de todo, sino un planeta (otro Planeta X, para no variar). Si este fuera el caso, debería de tener un tamaño de dos a cinco masas solares y su órbita alrededor del Sol sería de tres veces la de Plutón. En esta versión, el planeta en cuestión pasaría a través del Cinturón de Kuiper cada 26 – 34 millones de años, enviando ‘proyectiles’ a la Tierra.

La teoría más reciente sobre esta catástrofe cíclica, ha sido expuesta por Adrian L. Melott del departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Kansas y Richard K. Bambach del departamento de Paleobiología del Museo Nacional de Historia Smithsoniano. En esta publicación, descartan la existencia de Némesis, pues argumentan que, la precisión y regularidad de las extinciones masivas demuestra precisamente que Némesis no existe. Según ellos, la órbita de Némesis debería haberse visto influenciada por los numerosos encuentros que el Sol ha tenido con otras estrellas en los últimos 500 millones de años. De acuerdo con su investigación publicada en la revista arXiv  (Edición de la Universidad de Cornell) el objeto que se acerca a la Tierra y provoca una lluvia de meteoritos mortales debe estar más cerca de lo pensado, pero descartan la existencia de la Némesis.

Mientras algunos astrónomos continúan en la búsqueda de Némesis o de un nuevo Planeta X, la mayoría son escépticos respecto a su existencia, apuntando que el supuesto ciclo de extinción de 26 – 34 millones de años no es tan regular como se cree (y más si consideramos que dependiendo el autor, el ciclo varía 8 millones de años).

Anuncios