Ciencia y Creacionismo Parte 10. Evolución Humana

Deja un comentario

Primeros homínidos, tales como los Australopitecos afarensis, especie que vivió hace 3 millones de años, tenía cerebros más pequeños y caras más largas que las especies pertenecientes al género Homo, el cual apareció hace aproximadamente 2.4 millones de años. Las partes blancas en las calaveras son reconstrucciones y cabe aclarar que no están a la misma escala.

Los estudios en la biología evolutiva han llevado a la conclusión de que la especie humana surgió de los primates ancestrales. Esta asociación fue debatida acaloradamente por los científicos en los tiempos de Darwin. Pero en la actualidad, no hay una duda científica significativa acerca del parentesco evolutivo entre todos los primates, incluyendo claro, la especie humana.

Muchos de los más importantes avances en paleontología en el siglo pasado se relacionaron con la historia evolutiva de la humanidad. No uno, sino muchos vínculos fueron encontrados en los fósiles. Estos hallazgos se detectaron en depósitos geológicos de la era intermedia (Los mencionados depósitos ‘documentan’ el tiempo y la velocidad en la que ocurrió la evolución de los humanos y los primates).

Los científicos han desenterrado miles de especímenes fósiles que representan miembros de la familia humana. Un gran número de los mismos no puede ser asignado a la especie del humano moderno, Homo sapiens. La mayoría han sido fechados, con frecuencia por técnicas de radiometría. Estos hallazgos revelan un árbol genealógico muy ramificado, de las cuales algunas partes permiten trazar una secuencia evolutiva general desde las formas simiescas hasta el humano moderno.

Los paleontólogos han descubierto numerosas especies extintas de simios en estratos rocosos con una antigüedad superior a los cuatro millones de años, pero nunca un miembro de la familia humana. El Australopitecos , el más antiguo de los fósiles conocidos tiene cerca de cuatro millones de años, tiene algunas características simiescas y algunas cercanas al humano moderno; referente al tamaño del cerebro, apenas es más avanzado que el de los simios; otras características que presenta son brazos largos, piernas cortas, estructura de los dedos de los pies intermedia y sus extremidades superiores indican que pasaban una gran parte del tiempo en los árboles, pero también caminaban erguidos, como los humanos. Se han descubierto rastros de andar bípedo de los Australopitecos, preservados con los de otros animales extintos en cenizas volcánicas endurecidas. La mayoría de estos ancestros murieron aproximadamente hace dos y medio millones de años, mientras que otras especies de Australopitecos, de donde se deriva la ‘rama’ humana, sobrevivieron al lado de otros homínidos avanzados, por otro millón de años.

Los huesos distintivos de las especies más antiguas del género humano, Homo, se remontan a los estratos rocosos de hace 2.4 millones de años. Los antropólogos físicos concuerdan en que los Homo evolucionaron a partir de una de las especies de Australopitecos. Durante dos millones de años, los primeros Homo tuvieron un cerebro de un tamaño promedio de 1.5 veces el del Australopitecos, aunque sigue siendo sustancialmente inferior al del ser humano moderno. La forma de los huesos de la pelvis y la pierna sugieren que estos primeros Homo no eran escaladores a tiempo parcial como el Australopitecos, pero caminaba y corría con sus largas piernas, tal como lo hacemos nosotros. Tal como su antecesor (Australopitecos) mostró un conjunto de características simiescas, humanas e intermedias, por lo que se les considera el primer Homo intermedio entre Australopitecos y el humano moderno en ciertos aspectos, y en otros, más cercano al hombre moderno. Las primeras herramientas de piedra son casi de la misma edad que los primeros fósiles Homo.

El registro fósil para el intervalo entre 2.4 millones y el actual incluye los restos óseos de varias especies asignadas al género Homo. Entre las especies más recientes se encuentra que se tienen cerebros más grandes. Este registro fósil es lo suficientemente completo como para mostrar que el ser humano se originó en África y se propagó a Europa y Asia en un periodo de 2 millones de años. Los diversos tipos de herramientas de piedra están asociados a diversas poblaciones. También con este registro, que conforme se incrementaba el volumen del cerebro, las herramientas creadas se volvían más sofisticadas.

La biología molecular también provee evidencia sólida de la relación cercana entre humanos y simios. El análisis de proteínas y genes ha demostrado que los humanos somos genéticamente similares a los chimpancés y gorilas, así como menos familiares a los orangutanes y otros primates.

Ha sido extraído ADN de un esqueleto en buenas condiciones de una criatura humana extinta, conocida como Neandertal, miembro del género Homo y frecuentemente considerado como una subespecie Homo sapiens o como una especie separada. La aplicación del reloj molecular, el cual hace uso de los ritmos conocidos de mutación genética, sugiere que el linaje Neandertal y el Homo sapiens divergieron hace menos de un millón de años, lo cual es compatible por completo con la evidencia del registro fósil.

Teniendo como base la información genética y molecular, los evolucionistas apoyamos la hipótesis de que el Homo sapiens moderno, individuos muy similares a nosotros, evolucionó de los humanos arcaicos de hace100 a 150 mil años. También se cree que esa transición ocurrió en África, con la dispersión del humano moderno a Asia, Europa y eventualmente Australia y América.

Los descubrimientos de restos homínidos durante las últimas tres décadas en el Este y Sur de África, el Medio Oriente y otras partes, combinado con los avances en biología molecular, han iniciado una nueva disciplina “Paleoantropología Molecular”. Este campo de investigación está proporcionando un inventario (En constante crecimiento) de evidencias de afinidad genética entre seres humanos y simios africanos.

Las encuestas de opinión muestran que mucha gente cree que la intervención divina guió de forma activa la evolución de la especie humana. La ciencia no emite comentarios acerca del papel que tomaron ‘fuerzas sobrenaturales’ en asuntos humanos, sin embargo, las investigaciones científicas concluyen que las mismas ‘fuerzas’ responsables para la evolución de todas las formas de vida terrestre lo hicieron también con la especie humana.

Anuncios

Ciencia y Creacionismo Parte 09. Creacionismo y la evidencia de la evolución

Deja un comentario

Algunos creacionistas citan lo que dicen es un registro fósil incompleto como evidencia del fracaso de la teoría evolutiva. El registro fósil estaba incompleto en la época de Darwin, pero muchos de los huecos importantes que existían entonces se han ido llenando por la investigación paleontológica subsecuente. Quizás la evidencia fósil más persuasiva para la evolución es la consistencia de la secuencia de fósiles del principio a la época reciente. En ninguna parte enla Tierrahemos encontrado, por ejemplo, mamíferos en el estrato devoniano (La era de los peces), o fósiles humanos coexistiendo con dinosaurios remanentes. Estratos inalterados con organismos unicelulares simples precedieron a los organismos multicelulares, e invertebrados precedieron a los vertebrados; en ningún lado se ha visto modificada esta secuencia. Los fósiles de los estratos adyacentes son más similares que los fósiles de estratos temporalmente distantes. La conclusión científica más razonable que se puede extraer del registro fósil es que desciende con modificaciones que tomaron lugar como lo establece la teoría evolutiva.

Algunos creacionistas argumentan que “Nadie ha visto que ocurra la evolución”. Esto ataca el punto de cómo la ciencia evalúa las hipótesis. Nosotros no vemos comola Tierragira alrededor del Sol o como los átomos conforman la materia. Nosotros “vemos” sus consecuencias. Los científicos infirieron que los átomos existían y quela Tierraorbitaba porque ellos habían evaluado predicciones derivadas de esos conceptos por observaciones extensivas y experimentación.

Además, en una escala menor, nosotros “experimentamos” la evolución que ocurre día tras día. Los cambios anuales en el virus de la influenza y el surgimiento de bacterias resistentes a los antibióticos, ambos son productos de las fuerzas evolutivas. De hecho, la rapidez con la cual algunos organismos con generaciones cortas, como las bacterias o los virus, pueden evolucionar bajo la influencia de sus ambientes es de gran importancia médica. Muchos experimentos de laboratorio nos han mostrado que, debido a las mutaciones de la selección natural, aquellos microorganismos pueden cambiar en formas específicas de aquellas generaciones que les precedieron un paso.

A gran escala, la evolución de la resistencia de los mosquitos a los insecticidas es otro ejemplo de la tenacidad y adaptabilidad de los organismos bajo stress ambiental. Similarmente, los parásitos de la malaria se han vuelto resistentes a los fármacos que fueron utilizados para combatirlos de forma extensiva durante años. Como consecuencia, la malaria se ha incrementado, con más de 300 millones de casos clínicos anuales.

Los datos de la evolución molecular cuentan con una proposición reciente llamada “Teoría del Diseño Inteligente”. Los defensores de esta idea argumentan que la complejidad estructural es la prueba de la mano de Dios especialmente en la creación de los organismos tal como hoy lucen. Estos argumentos hacen eco de los realizados en el siglo XVIII por el clérigo William Paley, quien sostuvo que el ojo de los vertebrados, debido a su compleja organización había sido especialmente diseñado en su forma actual por un Creador omnipotente. Además, argumentan que las estructuras moleculares como el ADN o los procesos moleculares, tales como los pasos que sigue la sangre a través de los coágulos, son tan complejos que solo pueden funcionar si todos los componentes están operativos al mismo tiempo. Por lo tanto, dicen que estas estructuras y procesos no podrían haber evolucionado en su forma característica como una selección natural.

Sin embargo, las estructuras y procesos los cuales claman como complejos, no son tratados con una inspección más cercana. Por ejemplo, es incorrecto asumir que una estructura compleja o de los procesos bioquímicos solo puede funcionar si todos sus componentes están presentes y funcionan como los vemos hoy en día. Los complejos sistemas bioquímicos pueden construirse a partir de sistemas más simples a través de la selección natural. Por lo tanto, la ‘historia’ de una proteína puede ser rastreada a través de organismos más simples. Los peces sin mandíbula tienen un nivel de hemoglobina más sencillo que los peces que si la poseen, quienes a su vez la tienen más simple que los mamíferos.

La evolución de los sistemas moleculares complejos puede producirse en varias maneras. La selección natural puede reunir a las partes de un sistema para una función de una sola ocasión y entonces, en un evento posterior, las partes se recombinan con otros sistemas de componentes para producir un sistema que tiene una función diferente. Los genes se pueden duplicar, modificar y luego se amplifica a través de la selección natural.

De forma similar, los mecanismos evolutivos son capaces de explicar el origen de las estructuras anatómicas de alta complejidad. Por ejemplo, los ojos pueden haber evolucionado de forma independiente muchas veces durante la historia de la vida enla Tierra.Lospasos proceden de una simple mancha ocular hechas de células retinales sensibles a la luz (Cómo se encuentra ahora en los platelmintos), a la formación de distintas unidades fotosensibles (Omatidios) en los insectos con lentes de enfoque en luz, y a la eventual formación de un ojo con una sola lente que enfoca las imágenes en la retina.

En los humanos y otros vertebrados, la retina se compone no solamente de células fotorreceptoras, sino también de varios tipos de neuronas que empiezan a analizar la imagen visual. A través de tales medidas graduales, han evolucionado tipos diferentes de ojos, desde la simple detección de luz a órganos altamente complejos para la visión.

Ciencia y Creacionismo Parte 03. Vista Creacionista del Origen del Universo, la Tierra y la Vida

Deja un comentario

Muchas personas religiosas sostienen que un Dios creó el Universo y los diversos procesos que llevaron a la evolución biológica y física, los cuales a su vez resultaron en la creación de las galaxias, de nuestro Sistema Solar y la vida en la Tierra. Esta creencia, no muestra una discrepancia con las explicaciones científicas de la evolución. De hecho, refleja el carácter extraordinario e inspirador del Universo físico revelado por la cosmología, paleontología, biología molecular y muchas otras disciplinas científicas.

Los ‘abogados’ de la ‘ciencia de la creación’ tienen diversos puntos de vista. Algunos claman que el Universo es relativamente joven (Entre 6 y 10 mil años). Estos individuos frecuentemente creen que la forma física presente de la Tierra puede ser explicada por ‘el catastrofismo’, incluyendo una inundación global, y que todos los seres vivos (Incluyendo a los humanos) fueron creados milagrosamente, esencialmente en las formas que ahora conocemos.

Otros, están dispuestos a aceptar que la Tierra, los planetas y las estrellas pueden haber existido durante millones de años. Pero argumentan que varios tipos de organismos, especialmente los humanos, podrían haber hecho su aparición solamente por medio de una intervención sobrenatural, porque muestran un ‘diseño inteligente’.

Abriendo paréntesis – Como aclaración, en este blog, cuando se utilicen ambos términos (Tierra Joven o Tierra Vieja) se referirán al ‘creacionismo’ o a la ‘creación especial’ – Cerrando paréntesis.

No hay información científica o cálculos válidos que sostengan la creencia de que la Tierra fue creada hace solo pocos miles de años. En este y las siguientes entradas (Post) iremos resumiendo la vasta cantidad de evidencia que sostiene la edad del Universo, nuestra galaxia, el Sistema Solar y la Tierra, obtenida por la astronomía, astrofísica, física nuclear, geología, geoquímica y geofísica. Métodos científicos independientes consistentes, determinan que la Tierra y el Sistema Solar tienen cerca de 5 mil millones de años, y que nuestra galaxia y el Universo, son entre 2 y 3 veces más antiguos. Estas conclusiones hacen que el origen del Universo. Estas conclusiones hacen al origen del Universo como un todo inteligible, da coherencia a diferentes ramas científicas, y da forma a las conclusiones centrales de un sorprendente cuerpo de conocimientos sobre el origen y comportamiento del mundo físico.

Tampoco hay evidencia de que todo el registro geológico, con su sucesión ordenada de fósiles, sea el producto de un ‘único diluvio universal’ que haya ocurrido hace unos pocos miles de años, el cual haya tenido una duración de poco más de un año y que haya cubierto las montañas más altas a una profundidad de varios metros. Por el contrario, en los depósitos intermareales y terrestres se demuestra que en ningún momento se registró en el pasado que todo el planeta haya estado bajo el agua. Aún más, un diluvio de la magnitud suficiente para formar las rocas sedimentarias vistas en la actualidad, las cuales en conjunto son muchos kilómetros de espesor, requeriría un volumen de agua mucho más grande que el que haya existido en la Tierra, al menos desde la formación de la primera corteza sólida hace aproximadamente 4 mil millones de años. La creencia de que los sedimentos de la Tierra, con sus fósiles, se depositaron en una secuencia ordenada en el plazo de un año, desafía todas las observaciones geológicas y principios físicos sobre las tasas de sedimentación y la posible cantidad de sólidos en suspensión.

Los geólogos han construido una historia detallada de la deposición de sedimentos que une los cuerpos particulares de roca en la corteza de la Tierra para entornos particulares y sus procesos. Si los geólogos petroleros pueden encontrar más petróleo y gas mediante la interpretación de los registros de las rocas sedimentarias como resultado de tener una sola inundación, esto podría favorecer dicha creencia, pero no lo hacen. En cambio, estos prácticos trabajadores están de acuerdo con los geólogos académicos acerca de la naturaleza de los ambientes y eras geológicas en que se realizaron dichos depósitos. Los geólogos petroleros han sido pioneros en el reconocimiento de los depósitos de fósiles que se formaron durante millones de años en ambientes tales como ríos serpenteantes, deltas, barrera de arena en las playas y los arrecifes de coral.

El ejemplo de la geología petrolera demuestra una de las grandes fortalezas de la ciencia. Utilizando el conocimiento del mundo natural para predecir las consecuencias de nuestras acciones, la ciencia hace posible resolver problemas y crear oportunidades utilizando la tecnología. El conocimiento detallado requerido para sostener nuestra civilización puede derivarse solamente a través de la investigación científica.

Los argumentos de los creacionistas no conducen a ninguna evidencia que pueda ser observada en el mundo natural. La ‘creación especial’ o la intervención sobrenatural no están sujetas a análisis significativos, los cuales requieren la predicción de resultados plausibles y la verificación de esos resultados por medio de observación y experimentación. De hecho, la pretensión de una ‘creación especial’ es contraria al proceso científico. La explicación es vista como inalterable y las pruebas que se solicitan son sólo para apoyar una conclusión particular, por cualquier medio posible.

Ciencia Y Creacionismo. Parte 01

Deja un comentario

La ciencia es una particular forma de conocimiento acerca del mundo. En la ciencia, las explicaciones están limitadas a lo obtenido en observaciones y experimentos que puedan reproducirse por otros científicos. Las explicaciones que se basan solo en ‘lo que se quiere creer’ no son parte de la ciencia.

En la búsqueda por el entendimiento, la ciencia involucra una gran cantidad de información meticulosa que a la larga produce una descripción detallada por escrito de la naturaleza. Los científicos comunican sus resultados y conclusiones a otros científicos y al público en general a través de publicaciones, conferencias, charlas de pasillo, blogs y otros medios. Otros científicos entonces, prueban esas teorías y construyen sobre el trabajo preexistente. De esta manera, la precisión y la sofisticación de las descripciones de la naturaleza, tienden a aumentar con el tiempo, así las subsecuentes generaciones de científicos corrigen y extienden la labor realizada por sus predecesores.

Los avances en la ciencia consisten en el desarrollo de mejores explicaciones para las causas de los fenómenos naturales. Los científicos nunca podemos estar seguros de que las explicaciones otorgadas son completas y definitivas. Algunas de las hipótesis resultan ser incorrectas en los experimentos posteriores. Sin embargo, muchas explicaciones han sido comprobadas exitosamente y se llevan a cabo con un alto grado de confianza.

La teoría de la evolución es una de esas bien establecidas explicaciones. Una enorme cantidad de investigación científica desde el siglo XIX ha convertido a las primeras ideas acerca de la evolución propuesta por Darwin y otros, en una teoría sólida y bien apoyada. En la actualidad, la evolución es un campo muy activo de investigación, con una abundancia de nuevos descubrimientos que están aumentando de forma continua nuestra comprensión de cómo es que la evolución sucede.

A partir de hoy, en El Cerebro de Broca estaremos hablando sobre estos tópicos en particular. ¿De qué manera? Bueno, consideraremos la ciencia que apoya la teoría de la evolución, enfocándonos en tres categorías de evidencia científica:

  • La evidencia de los orígenes del Universo, la Tierra y la vida.
  • La evidencia de la evolución biológica, incluyendo los resultados de la paleontología, anatomía comparada, biogeografía, embriología y la biología molecular.
  • La evidencia de la evolución humana.

Al final de cada una de estas ‘secciones’ las posiciones defendidas por los ‘abogados’ de la ‘Ciencia de la creación’ serán presentadas y analizadas también.

La teoría de la evolución se ha convertido en el concepto central unificador de la biología y es un componente crítico de varias disciplinas relacionadas. Por el contrario, lo que afirma la ‘Ciencia de la creación’ carece de soporte y no puede ser comprobado de manera significativa. Estas observaciones llevan a dos conclusiones fundamentales: a) La enseñanza de la evolución debe ser una parte integral de la enseñanza de las ciencias; b) La ‘Ciencia de la creación’ no es, de hecho, una ciencia y no puede presentarse como tal, y mucho menos en las clases de ciencias.

“Cuando la ciencia estaba en la infancia, la religión trató de estrangularla en la cuna” – Robert G. Ingersoll, Freethought Magazine, Septiembre de 1986

La Fe y la Necedad.

Deja un comentario

Cada dos años, la National Science Foundation produce un reporte “Science and Engineering Indicators” diseñado para investigar la comprensión del público de los conceptos de la ciencia. Y cada dos años, re-aprender el hecho de que los adultos estadounidenses están cada vez menos dispuestos a aceptar la evolución y el Big Bang como un hecho, tal como los otros países industrializados.

En este momento ¿hubo un salto cuántico en la alfabetización científica estadounidense? Pues no. En lugar de la National Science Board, que supervisa la fundación, optaron por salir de la sección que se había discutido, argumentando que las preguntas fueron los “indicadores de fallas de los conocimientos científicos ya que las respuestas combinaron conocimientos y creencias”.  En corto, si sus creencias religiosas requieren respuestas para descartar hechos científicos, la junta (Board) no cree que sea apropiado exponer esta verdad.

La sección existe, sin embargo, y la revista Science la obtuvo. Cuando se presenta la declaración “Los seres humanos, tal como los conocemos,  se desarrollaron de especies animales tempranas”, solo 45% de los interrogados dijeron “Cierto”.  En contraparte, en otros países se obtuvieron los siguientes resultados: Japón, 78%, Unión Europea, 70%, China, 69% y Corea del Sur, 64%. Solo el 33% de los estadounidenses concuerdan en que “el Universo inició con una gran explosión”.

Considerando los resultados de una encuesta Pew en 2009: 31% de los adultos estadounidenses creen que “los humanos y otras especies vivas han existido tal como están desde el inicio de los tiempos”. El estudio más esclarecedor fue la ‘categorización’ de las respuestas, de acuerdo a la actividad religiosa, lo que sugiere que los más devotos están en promedio menos dispuestos a aceptar la evidencia de la realidad. Los protestantes evangélicos  tienen la tasa más alta de rechazo, 55%, seguida de cerca por el grupo de todas las religiones que atienden ‘servicios’ en promedio una vez por semana, 49%.

No se que sea más peligroso, que las creencias religiosas obliguen a algunas personas a elegir entre el conocimiento y el mito o que señalen que estar fuera de la religión puede proporcionar ignorancia, y opinar lo contrario, sea tomado como tabú, y por ello, ser considerado intolerante de la religión.

Sorprendentemente, los que más hablan son aquellos que deberían estar más preocupados por guardar silencio. Los líderes religiosos deben ser responsables de sus ideas. Leí en un periódico (sitio web, en realidad, el link está al final del post)  de Arizona, que la hermana Margaret Mc Bride, administradora de categoría superior en el Hospital St. Joseph en Phoenix, autorizó un aborto legal para salvar la vida de una joven de 27 años de edad, madre de cuatro niños, que tenía once semanas de embarazo, y sufría complicaciones graves de hipertensión pulmonar, ella tomó esa decisión tras consultar con la familia de la joven, sus médicos y el comité de ética local. Sin embargo, el obispo de Phoenix, Thomas Olmsted, de inmediato excomulgó a la hermana Mary, argumentando que “La vida de la madre no puede ser preferida sobre la del niño”. Ordinariamente, un hombre que de manera insensible deja morir una mujer, dejando huérfanos a sus hijos, sería llamado monstruo (como mínimo), lo que no debe cambiar solo por el hecho de que es un clérigo.

Mantener libre de críticas a la religión, es a la vez injustificado y peligroso. A menos que estemos dispuestos a exponer la irracionalidad religiosa en cuanto surja, fomentaremos las políticas públicas irracionales y promover la ignorancia sobre la educación para nuestros descendientes.

Nun at St. Joseph’s Hospital rebuked over abortion to save woman

http://www.azcentral.com

El “Juicio de los Monos”

Deja un comentario

La nota

“Eso de la teoría de la evolución no tiene ningún sentido. ¿Cómo puede ser que una persona afroamericana y una blanca salgan del mismo sitio? Nuestra piel es completamente diferente”. La declaración forma parte de un reportaje que la BBC realizó en 1996, el ‘ilustre’ ciudadano que emitió dichos comentarios era un joven de 16 o 17 años, durante una clase de ciencias en un instituto estadounidense localizado en Dayton, Tennessee. Este sitio no fue escogido al azar, dado que, hace 85 años, el profesor de biología John Scopes fue llevado a juicio por enseñar la Teoría de la Evolución a sus alumnos. En el mismo documental, otro estudiante coincide que las teorías de Darwin son absurdas. “Dios nos puso aquí, y luego colocó a todos los animales y las plantas para ayudarnos a sobrevivir”. Por lo que se ve, en esta pequeña ciudad, las cosas no han cambiado mucho desde 1925, y a juzgar por las recientes encuestas en el vecino país del norte, tampoco, pues según el USA Today, dos terceras partes de los ciudadanos estadounidenses creen que la teoría creacionista “es definitiva o probablemente correcta”.

El juicio

El juicio (comenzó el 10 de julio de 1925) al profesor John Scopes es uno de los grandes acontecimientos (y hay que decirlo también, como están acostumbrados, fue un gran espectáculo en esa época) de la historia judicial estadounidense. Miles de curiosos, alrededor de doscientos periodistas, banners adornando las calles, puestos de limonada y hasta chimpancés disfrazados con trajes de etiqueta, convirtieron este juicio (que dicho sea de paso, fue el primero en transmitirse por radio en vivo en la historia americana), en un gran carnaval. En realidad, John Scopes fue un arma publicitaria en las manos de dos grandes asociaciones, la ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles, por sus siglas en inglés) y los Fundamentalistas Cristianos, quienes terminaron siendo los protagonistas de este magno evento. La defensa corrió a cargo de Clarence Darrow, un abogado de ‘izquierda’ que había tenido un notable éxito defendiendo a huelguistas, líderes sindicales y anarquistas. Entre sus características, también se encuentra que era ateo, demócrata y partidario de la candidatura a la presidencia de ese país de William Jennings Bryan, a quien irónicamente enfrentó en el juicio (como lo muestra la imagen).

El 10 de julio de 1925, en el palacio de justicia del Condado Rhea, quedó atestado de personas, casi un millar acudieron a presenciarlo, alrededor de 300 quedaron de pie.  El juez John T. Raulston que presidió el juicio, propuso mover el juicio a una tienda de campaña, donde sentar a 20,000 personas. El juez, un conservador cristiano que ansiaba publicidad, se mantuvo flanqueado por dos policías, quienes estuvieron manipulando dos enormes ventiladores, con el fin de mantener al aire circulando. El jurado compuesto de doce ciudadanos (que contaba entre sus filas a 10 granjeros, y once de los miembros eran asistentes regulares al templo), fue designado de inmediato. El procedimiento de apertura del juicio, contra las objeciones de Darrow, fue una oración. El juicio se aplazó durante el fin de semana y el domingo, William Jennings Bryan pronunció el sermón en el templo Metodista de Dayton. Aprovechó la ocasión para atacar la estrategia de la defensa en el caso Scopes. Mientras Bryan hablaba, el Juez Raulston y toda su familia escuchaba con atención… y en primera fila.

En el primer día del juicio, la defensa trató de anular el procedimiento por motivos constitucionales, tanto estatales como federales. El objetivo de la defensa no era la absolución de John Scopes, sino obtener una declaración emitida por un tribunal superior (US Supreme Court), aboliendo leyes que prohibieran la enseñanza de la evolución (Este objetivos no se llevaría a cabo hasta 43 años después, en el caso de Epperson Vs. Arkansas). Como era de esperarse, el Juez Raulston denegó la petición de la defensa.

Las declaraciones de apertura fueron retratadas como una batalla titánica entre “El Bien  y el Mal” o “La Verdad contra la Ignorancia”. Bryan afirmaba que “Si la evolución gana, el cristianismo desaparece”, contra esto, Darrow respondía que “No es Scope el que está en juicio, sino la civilización, además de abrir las puertas a un reino de intolerancia sin precedentes desde la Edad Media”.

Después de una serie de interrogatorios, el Juez comenzaba a impacientarse, así como Darrow, pues era notorio de que parte era partidario el Juez.  Incluso, cuando el juicio se transfirió al exterior, Darrow solicitó la remoción de un señalamiento que decía “Lean la Biblia” o que colocaran uno que dijera “Lean acerca de su Evolución”. El Juez ordenó su remoción.

En el séptimo día del juicio, el Juez Raulston cuestionó si tenía más evidencias que presentar. Lo que siguió a esa pregunta, el New York Times lo describió como “La más sorprendente escena en una corte en la historia anglosajona”. Como respuesta, solicitaron la presencia de William James Bryan, dado su perfil como experto en la Biblia. Bryan asintió, estipulando que entonces el tendría la oportunidad de interrogar a los abogados de la defensa. Bryan, ignorando las preocupaciones de sus colegas, tomó asiento en el banquillo de los testigos y comenzó a abanicarse.

Darrow comenzó el interrogatorio con una pregunta discreta: “Usted ha estudiado considerablemente la Biblia ¿no es así Sr. Bryan?” a lo cual contestó: “Si, lo he hecho. He estudiado la Biblia por casi cincuenta años”.  Entonces inició una serie de preguntas diseñadas para minar una interpretación literal de la Biblia. Bryan fue interrogado acerca de una ballena que se tragó a Jonás, Josúe haciendo que el Sol se detuviera, Noé y el diluvio, la tentación de Adán en el Jardín del Edén, y la creación, de acuerdo al Génesis. Después de que, inicialmente Bryan había expresado que “Todo en la Biblia debe ser aceptado como se menciona en ella”, finalmente, concedió que algunas palabras no debían de tomarse siempre en forma literal, y a las incesantes preguntas de Darrow, como aquella de si los seis días de la creación descritos en el Génesis, eran de 24 horas, Bryan respondió: “Mi impresión es de que se trata de periodos”.

Bryan, quien inició su testimonio en forma calmada, poco a poco la fue perdiendo, debido al persistente ‘bombardeo’ que le sometió Darrow. Hubo un momento, en que un ya exasperado Bryan dijo: “Yo no pienso en cosas que no quiero pensar”, a lo cual Darrow preguntó: “¿Usted piensa acerca de las cosas que usted piensa?” Bryan respondió, con la desdeñosa risa de los espectadores “Bueno, en ocasiones”. La batalla entre ambos continuo, Bryan acusó a Darrow de “Calumniar contra la Biblia”. Después indicó que no contestaría más preguntas impertinentes porque “Quería que el mundo supiera que este hombre, que no cree en Dios, estaba tratando de utilizar una corte en Tennessee…” Darrow lo interrumpió para decir “Objeto su declaración y sus tontas ideas que ningún cristiano inteligente en la Tierra cree”. Después de este arrebato, el Juez Raulston levantó la sesión. Al día siguiente, el Juez le indicó a Bryan que no retornara al estrado y que su declaración se eliminaría de los registros.

La confrontación fue reportada por la prensa como una derrota para Bryan. “Como una leyenda, Bryan fue destruido por su testimonio ese día”. Su desempeño fue descrito como un “un golpe digno deun guerrero borracho”. Darrow sin embargo, tampoco escapó del critica y fue tachado como un “cínico anti-religioso”.

Después de ocho días de juicio, y nueve minutos de deliberación, Scopes fue declarado culpable y se le impuso una multa de 100 dólares, que dicho sea de paso, este veredicto fue revocado, por un tecnicismo.

A manera de conclusión

Es increíble que en pleno 2010, la enseñanza del Darwinismo sea tema de debate.  Una película británica sobre Darwin no encontró distribuidor en EEUU después de que fuera ‘destrozada’ por críticas en páginas de Internet cristianas. Los expertos no parecen sorprendidos por esto, dado que creen que la mayor parte de la gente piensa que hay más en la vida de lo que podemos ver, sentir o medir. La situación es muy parecida a la Edad Media, la religión es simplemente lo más importante, y la ciencia (y sus seguidores) formamos parte de una minoría, la cual, dicho sea de paso, y aprovechando este espacio de expresión, ya debería tener una ley que garantice el respeto a nuestro derecho de no creer en un Dios, y me refiero al sinnúmero de discriminaciones que recibimos frente a los grupos religiosos, sobre todo, para aquellos involucrados en las decisiones políticas de los pueblos (Saludos ‘Santa Sede’).